En este momento estás viendo Nuestro objetivo como padres. Fomentar la lectura

Nuestro objetivo como padres. Fomentar la lectura

Fomentar la lectura

Fomentar la lectura entre nuestros hijos es el objetivo principal que nos proponemos, puesto que tiene una gran importancia en el proceso de desarrollo y maduración de los niños. A pesar de nuestra inmersión en el mundo tecnológico, la lectura continúa siendo un vehículo para el aprendizaje, para el desarrollo de la inteligencia, para la adquisición de cultura y para la educación de la voluntad.

El niño que no comprenda lo que lea, no sentirá gusto por la lectura. En cambio, el niño al que fascine leer porque comprender lo que dice, leerá muchos libros y ello lleva consigo la consecución de numerosos objetivos.

Aller,C. 1998

El principal objetivo…

Tenemos que conseguir entre todos fomentar la lectura a nuestros hijos desde bien pequeñitos y esta misión no puede realizarse sin el apoyo de los padres. Los profesores en la escuela podrán enseñar la parte técnica o teórica, pero el hábito lector ha de nacer en el seno familiar.
Los padres, con su actitud y motivación, pueden lograr que los hijos aprendan a amar la lectura y a incluirla dentro de sus actividades preferidas de ocio.

Las familias tienes cada vez más un papel decisivo en el incremento de los índices de lectura de niños y jóvenes, y es algo que no podemos bajar la guardia.

La tecnología nos consume vivos sin darnos cuenta, a nosotros y a ellos, los niños. Horas y horas delante de pantallas, enganchados a las redes sociales. Fijaros en los parques, bares y centros comerciales, grupos de adolescentes con la cabeza agachada a su móvil, sin interactuar ni conversar con sus amigos de al lado. Cambiemos esto por favor, que se nos va de las manos, y esto se hace en casa y cuanto más pronto mejor.

¿Cómo lo podemos hacer para fomentar la lectura?

Para estimular el deseo de la lectura en los niños lo más importante es empezar cuando antes y así poder transmitir el amor de la lectura que tenemos hacia ellos, y es más fácil sin nos involucramos en ello, por lo que tenemos que conseguir que el niño nos vea como modelo. Si el niño nos ve, a nosotros los padres, que cuidamos los libros y que nos interesamos por ellos, despertaremos la curiosidad y sentirá la tentación de mirar, tocar y leer algún libro.
Hay que conseguir que el niño quiera leer pero tiene que tener la libertad de hacerlo o no. Nuestro papel debe ser fomentarle el interés hacia la lectura.

madre-niña-leyendo

La lectura ha de ser…

De forma natural y agradable, sin evaluación de corrección, ni prisas ni angustias, ni descalificación, en resumidas cuenta, nunca puede ser una obligación ni mucho menos utilizarlo como castigo. Nuestro objetivo como padres es de forma natural que el niño se de cuenta que la lectura es para su conocimiento, para cultivar su inteligencia, su personalidad, para que se sienta más seguro, etc…

Es muy importante regalar libros igual que podemos regalar un juguete, dependiendo de la edad tenemos infinidad de libros para elegir, opciones hay miles, intenta ver que le atrae, que le obsesiona en ese momento. Los más pequeños tienen modas pasajeras como puede ser los dinosaurios, los camiones, los policías y bomberos, aprovechemos esos inputs que nos dan para regalarle un libro sobre esa temática.

El tiempo de lectura…

Lo debe marcar el niño, que coja su ritmo, no nos preocupemos demasiado al principio ya que os acabará pidiendo el mismo que libro quiere leer , para ello es muy conveniente crear en su cuarto su propia biblioteca, que los pueda ordenar, colocar y que tenga acceso igual que tiene a los juguetes. También podemos pedirle que nos acompañe a la biblioteca pública, a la librería cada vez que tengamos que ir.

Deja una respuesta